Mostrando entradas con la etiqueta Marilyn Monroe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Marilyn Monroe. Mostrar todas las entradas

viernes, 19 de abril de 2013

Besos con huella

Dulces, apasionados, robados, al estilo hollywoodiense… El beso es un arte, un juego de seducción. Hay besos que dejan una huella imborrable, como el primer beso, quizás no fue el mejor, pero si uno de los más recordados.
Unos labios carnosos y suaves, teñidos de carmín rojo, así son los labios de una femme fatale. Una diva que deja una huella a sus víctimas. Esa mancha en el cuello, de una impoluta camisa blanca, es la prueba del delito.


Sarah Bernhardt, una de las más grandes del celuloide, denominaba al pintalabios como el “bolígrafo del amor”. Aunque ahora es muy común, ver a mujeres con los labios de color rojo, en la era Victoriana, el maquillaje era símbolo de vulgaridad, y lo llevan las mujeres del espectáculo y las que se dedicaban al oficio más antiguo del mundo.
Una de las primeras en utilizar el carmín rojo fue Cleopatra. La primera beauty victim de la historia, además de los baños espumosos con leche de burra, le encantaba teñir sus labios con carmín rojo. En esa época,  no había barras de labios, pero le fabricaban unas, con hormigas y escarabajos de carmín, que contenían un fuerte pigmento rojo. Ya sabéis, antes muerta que sencilla.

Pero la popularidad del carmín llego con ellas. Las divas de la gran pantalla. Década de los 50, los caballeros sin aliento en el cine y  las señoritas impacientes por conseguir el pintalabios rouge, y emular a Marilyn Monroe y Rita Hayworth.

Anaranjado rojizo, bermellón, carmín, encarnado, frambuesa, granate, amapola, brillante, Bugatti, fresa, inglés y de Parma… La tonalidad del rojo es muy amplia, el secreto está en encontrar el que mejor se adapte a nuestra tez. Escoge tu carmín, y haz que tus besos dejen huella.

Un beso y feliz fin de semana!

jueves, 4 de abril de 2013

La tentación se transformó en Mujer



Su curvilínea figura, su rubia melena y sus carnosos labios la convirtieron en una de las mujeres más deseadas. Han transcurrido 50 años desde que la tentación reencarnada en mujer abandonó el mundo de forma trágica. Un caluroso 5 agosto de 1962, nos dijo adiós Norma Jeane y nació el mito de Marilyn Monroe.

Una mujer que destilaba sensualidad, y que a lo largo de su trayectoria luchó por demostrar que era algo más que una cara bonita. Su belleza se convirtió en una pesada losa, por lo que en la década de los 50, se matriculó en el Actors Studio, para borrar la imagen de superficialidad en la que estaba encasillada.

La Fundación Bancaja de Valencia, bajo el título Tentación-Es Marilyn, nos ofrece la posibilidad de contemplar 34 instantáneas de uno de los grandes mitos del cine. A través de la mirada de siete grandes fotógrafos de la agencia Magnum (Eve Arnold, Elliot Erwin, Philippe Halsman, Eric Hartmann, Bob Henriques, Igne Morath y Bruce Davidson) descubrimos el lado más intimo y personal de la actriz.

 
En la historia del cine, ninguna mujer bajó con tanta sensualidad unas escaleras como Marilyn en "Los Caballeros las prefieren rubias". Enfundada en un ajustado vestido de color rosa, diseñado por su gran amigo William Travilla y recubierta de diamantes, la actriz descendía al mundo terrenal cantando "Diamonds are a Girl's Best Friend". Con la proyección de esta escena musical el visitante se adentra en la exposición.

Retratos en blanco y negro que nos recuerdan que su vida estuvo llena de luces y sombras. Imágenes capturadas en los descansos de los rodajes de películas como "Vidas rebeldes", "La tentación vive arriba" o "El príncipe y la corista". No podía faltar la mítica imagen del vaporoso vestido blanco con el que Marilyn Monroe sedujo a medio mundo en la famosa escena del metro en La tentación vive arriba (1955).

Además de las imágenes, en la exposición se recogen fragmentos de declaraciones de la actriz, extraídas fundamentalmente de My Story. En 1954, con 28 años, Marilyn Monroe decidió escribir sus memorias con la ayuda de Ben Hetch (uno de los grandes guionistas de Hollywood). A través de cada palabra vemos su lado más humano.

«Sí, había algo especial en mí y sabía de qué se trataba. Yo era el tipo de chica a la que encuentran muerta en su dormitorio con un frasco de somníferos en la mano.» 

Duras declaraciones que años después se convertirán en su fatídico desenlace. Belleza y talento de una mujer que únicamente buscaba el amor y el respeto de la industria del cine. 

Dónde: Centro Cultural Bancaja 
Cuándo: Hasta el próximo 6 de julio. 
Precio: 2 euros, (dinero que se destina íntegramente a proyectos benéficos) 

¡Feliz fin de semana!
Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips