jueves, 10 de abril de 2014

La operación bikini en 3, 2, 1

No hay marcha atrás. Los gimnasios a tope, los catálogos en islas paradisíacas, reportajes y demás artículos periodísticos nos anuncian que la operación bikini ya ha dado su pistoletazo de salida. Nos entra el pánico y empieza la búsqueda del producto o la dieta milagro, pero esto no existe. Hay dos opciones: ponerse en marcha o asumir la derrota sin luchar.

Muchos meses camuflados bajo toneladas de ropa, alimentados por nuestros bajones o por nuestro goloso apetito, es momento de poner remedio, y gritar: "Bye bye Michelines".
Ante todo hay que sincero, no te engañes, si realmente quieres adelgazar hay que cambiar algunos hábitos. Pero no te agobies, aquí van una serie de consejos para que consigas tu objetivo.

carteles antiguos vogue retro

1. La dieta de……… (pon el nombre que quieras)
Seguro que más de una vez, un conocido te ha comentado que ha hecho tal dieta y ha perdido 3 kilos en 5 días. Tus ojos se salen de las orbitas, y le dices que te la pase. Empiezas la dieta y a los pocos días, muerta de hambre pides una tregua, en cuestión de minutos desvalijas la despensa. Antes de ponerte a dieta deberías de visitar al médico o endocrino. Después de un reconocimiento, ellos te preparan la dieta más adecuada en función de tu edad, peso y estilo de vida.



2. Aprender a comer
De pequeños nos enseñaron que había que comer 5 piezas de fruta, beber agua… Principios básicos, que con los años se nos olvidan. Es momento de prestar atención a lo que comemos. Sabías que muchos alimentos contienen grandes cantidades de azúcar, por ejemplo una bolsita de kétchup, de esas que te dan en el burger tiene 47 gramos de azúcar. No se trata de obsesionarse, pero sí de poner un poco de atención.

chocolate operacion bikini dieta

3. Clínica milagro
En los últimos años, ha proliferado como los champiñones. Son esos centros donde unas chicas con una amplia sonrisa, nos cuentan que en cuestión de semanas vamos a perder peso sin hacer nada, bueno no, sólo hay que tomarse un par de píldoras o infusiones y ¡chas!, los michelines no están. Si entras a uno de estos sitios, sal corriendo y no mires atrás. Lo que querían era que compras sus productos milagro. A final con lo que te has ahorrado en productos milagro, te puedes pagar un semestre de un gimnasio.

4. Deporte
Tan importante es llevar una alimentación equilibrada como practicar deporte. Es uno de los objetivos estrella de la lista de buenos propósitos, que jamás se cumple. El primer paso lo conocemos perfectamente: apuntarnos al gimnasio, pero el cuerpo no esculpe por arte de magia. Pagar la cuota y no acudir es un gran delito. Es momento de rentabilizar las zapatillas y el kit de deportista, que te vendió aquel chico tan majo de los grandes almacenes,  y que lleva meses en un rincón muerto de la risa.


5. Mi gimnasio es la calle
No tener dinero para pagar un entrenador personal, o gimnasio no es excusa para ponerse en forma. Puedes seguir el método de Osmin, ese señor que utiliza cubos de basura como pesas, pero no hace falta que lo lleves al extremo, sal a correr, patinar, montar en bici… Hay mil opciones, ahora que hace buen tiempo anima a un par de amigos y práctica deporte al aire libre.

6. "No tengo tiempo", no es excusa
Es cierto que vivimos a un ritmo frenético, no hay tiempo ni para respirar, pero podemos hacer ejercicio en algún hueco a lo largo del día. Pero si tu agenda es tan compleja, puedes cambiar algunos gestos. Cambia el ascensor por las escaleras, aparca el coche y prueba andar.
Bienvenido al gimnasio de Yotube: ¡Bendito portal de vídeos! Puedes aprender a cocinar, coser y hasta te puedes poner en forma. Hace unos meses escribimos un post (aquí) donde te recomendamos algunos canales dedicados a estos menesteres.

Sabemos que eres valiente, y que vas a superar con éxito la operación bikini y hasta la trikini. Mucho ánimo a todos, y si algún michelín se resiste, tranquila para eso está el photoshop, un par de retoquitos, y tan ricamente.


¿Eres de las que se cuida todo el año, o de las que espera el último momento?

Hemos mencionado algún truco, pero si conoces más estaremos encantadas de ampliar la lista.



SÍGUENOS EN // FOLLOW US ON

5 comentarios:

  1. La verdad que tengo la suerte que mi metabolismo me permite hacer excesos :) Simplemente intento andar todos los días una hora y no como ciertos alimentos que en un estudio me dijeron me sentaban mal, como la leche :)
    Besitos Kela
    Hoy hay nuevo post, Evento blogger en Cantabria

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post!! Yo no soy nada sedentaria y la genética está más o menos de mi parte... pero es verdad que hay que comer bien y no creer en la dieta de la alcachofa. Súper útiles estos consejos!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas! La verdad es que nosotras tampoco nos podemos quejar de metabolismo pero no por ello abandonamos los malos hábitos tampoco. Como nos gusta -demasiado- comer (es un placer para qué nos vamos a engañar) ¡pues a hacer deporte regularmente y ya está! Las dietas como que no se hicieron para nosotras, eso sí, frituras y grasas malas intentamos evitarlas lo que se pueda.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. yo lo que peor llevo es el tema deporte, la verdad, es lo que más pereza me da! con el resto más o menos es tener cuidado y listo :) ojalá nos costará menos cumplir todo eso :(

    Teresa Quiroga Blog

    ResponderEliminar

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips