miércoles, 5 de febrero de 2014

5 razones (fashionistas) para ver La Gran Estafa Americana

Los que lleváis un tiempo visitando este blog sabéis que la moda de los años 70 me fascina. En algunos post hemos desgranado la década a través de sus diferentes estilos.

Tras ver el trailer de La Gran Estafa Americana (American Hustle) me llamó la atención su vestuario. No es para menos. Nada más comenzar, Sydney (Amy Adams) aparece con una blusa de seda en tono nude con un escote que, a pesar de la ausencia de sujetador, mantiene todo en su sitio. Obra de Halston, por cierto. A medida que avanza la historia sale a escena un Wrap dress de Diane Von Fursenberg, el vestido que marcó un antes y un después en la mujer moderna y liberal de la década de los 70. Esto promete.

wrap dress american hustle


Irvin (Christian Bale) tiene una cadena de tintorerías, dato irrelevante aquí si no fuese por lo que supone regentar este pequeño negocio. Los clientes llevan sus prendas a lavar después de una fiebre de sábado noche y al día siguiente olvidan su recogida, llenando un cuarto entero de chaquetas de terciopelo, camisas de polyester, wrap dresses y abrigos de piel. Esta especie de cementerio de ropa, llena de fascinación a Sydney, que aprovecha todos esos tesoros huérfanos para ampliar su armario.

El artífice de este viaje a los setenta ha sido Michael Wilkinson, diseñador de vestuario. Para ello emplea tesoros encontrados en mercadillos, y otros adquiridos en tiendas vintage de Nueva York y Los Angeles (Marlene Wetherell en Chelsea y The Way we wore, respectivamente). También hay diseños hechos a propósito, como los que lucen nuestras dos chicas en el casino de Nueva Jersey.

american hustle costume designer
Michael Wilkinson junto a los maniquís que portan las prendas del film



Según Wilkinson, el vestuario de los personajes va en función a las peculiaridades de cada uno. Ellos visten al modo hortera característico de la época: pantalones de campana, americanas de terciopelo y camisa abierta enseñando pecho lobo, qué duro era ser hombre en los setenta.
Ellas son dos polos opuestos. Rosalyn (Jennifer Lawrence) no destaca mucho por su estilo, ya que como ama de casa no sale de sus cuatro paredes de Long Island. Su carácter tormentoso se ve reflejado en su ropa: en cuanto sale, aprovecha para impresionar a través de sus provocativos vestidos.

american hustle style jerry hall
Asimetrías y asombroso parecido entre ambos vestidos

El gran papel en cuanto a moda lo tiene Sydney, mujer que supo reinventarse y "concebir un futuro más elegante", según dice en una escena de la película. Como recién sacada de una fotografía de Richard Avedon en Studio 54, evoca a Jerry Hall, Lauren Hutton o Marisa Berenson, (que por cierto inspiraron al director de vestuario, entre otras cosas). Y sin más, aquí van nuestras razones.


1. Prendas míticas.
El wrap dress de Diane Von Fursenberg, el bolso de bambú de Gucci, los monos de Halston o las gafas cuadradas de Dior. Las pamelas de fieltro y los trikinis de crochet también son dignos de mencionar.

wrap dress diane von furstenberg american hustle
El wrap dress cumple 40 años, y el museo de Los Angeles LACMA le dedica una exposición


2. Escotes bien entendidos.
Toda una lección de estilo, ¿quién dijo que un escotazo infinito era vulgar?. No si lo llevas como Sydney, con toda su seguridad, queriéndote demostrar que las mujeres con poco pecho se pueden permitir ese tipo de excesos.

american hustle necklines
Sydney con un vestido de naturaleza similar al que lleva Lauren Hutton

3. Revistas femeninas.
Sydney busca un trabajo en Cosmopolitan. Quiere pasar de ser una lectora más, a convertirse en la que mira y toca las tendencias de primera mano.

cosmopolitan 70s
Portadas de Cosmopolitan de los años 1973 a 1977. En ellas aparece Naomi Sims, la primera top model africana o el ángel de Charlie y mito sexual a partes iguales, Farrah Fawcett


4. Oda a las pieles.
No somos partidarias de matar animalitos para que las señoras luzcan abrigos de esos que pesan más que ellas mismas, pensemos en algo sintético. El pelo está y estará de moda, aporta sofisticación y abriga a la perfección las gélidas noches en Nueva York (y las de cualquier sitio).

fur coats 70
A la izquierda, una jovencísima Donna Karan luciendo palmito en Studio 54. A la derecha, Sydney se cubre con un portentoso abrigo.


5. Puro glamour.
Ejemplificado en las siguientes imágenes. Melena con bucles a lo Rita Hayworth, escotes cruzados y bolsos con pedigrí. 

sydney style american hustle


Pasados humildes que se corrompen, delirios de grandeza y sobre todo el hecho de aparentar: desde los caprichos materiales a los rizos a golpe de bigudí. Así es La Gran Estafa Americana. Pero no os contaremos nada más, (como dato añadimos que la crítica comenta que para estafa la propia película), lo de ir a verla o no, lo dejamos en vuestras manos.


Y a vosotros, ¿os gustan los 70?



SÍGUENOS EN // FOLLOW US ON

2 comentarios:

  1. Tenía muchas ganas de verla pero tras tu análisis me dan aún más ganas :P Puede que este finde caiga! muacks!

    ¿Cómo vestirnos en días de lluvia?
    ◈✾◈✾◈ Monas de Seda◈✾◈✾

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco te hagas muchas expectativas, no es un peliculón pero vamos, que tampoco me arrepentí de verla! jaja. Lo más destacado es el vestuario y banda sonora :)

      Un beso!

      Eliminar

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips